(Breve reseña histórica de la Banda de Música de El Saucejo)

No podemos precisar una fecha, ni tan siquiera aproximada, del origen de nuestra banda de música. Sí podemos afirmar, sin embargo, que la misma ha ejercido sin interrupción su actividad musical desde el inicio del pasado siglo hasta el presente.

Al tratarse de un colectivo de arraigo popular y no perteneciente a ninguna institución —al contrario que otros que nacieron al amparo de hospicios, ayuntamientos o cuarteles—, no hay fuentes documentales precisas que nos remitan a un comienzo determinado. No obstante, por testimonios y documentación de diversa naturaleza, tenemos referencias de músicos y actividades musicales mediante las que establecer hipótesis al respecto. Así pues, sabemos: que un integrante de la banda a inicios del siglo XX, Rafael Caro Martín (Grajito el viejo), ya componía letrillas para serenatas en las que participaba con otros vecinos allá por 1880; que su coetáneo Andrés Jiménez Rivera estaba «asignado a la música de la escuadra» en la fragata Sagunto en 1882; y que el músico Francisco Caro Quijada (Picales, hijo de Grajito el viejo) fue designado Trompeta de plaza (puesto para profesionales y no para educandos) en un regimiento de caballería en 1904. A tenor de lo expuesto, consideramos que este último ingresó en el ejército con una formación musical previa que probablemente adquirió en una banda de música local ya consolidada a finales del s. XIX o comienzos del XX.

Por otro lado, algunos músicos nacidos en 1910 y 1914 contaban anécdotas de otros tantos que los precedieron, y afirmaban también que siempre conocieron banda de música en nuestro pueblo. Asimismo, estos veteranos recordaban la banda de Grajito y la de Malaño. Estas fueron dos pequeñas formaciones que estuvieron integradas por familias (Quijada, Bellido, García, Gallardo, Vega, Martín…) cuya descendencia directa forma parte de la actual banda de música; de ambas hay constancia en los libros contables de nuestro Ayuntamiento.

La banda de Malaño, dirigida por Manuel García Pérez y, posteriormente, por Manuel Armayones Díaz, desaparecería en 1925, integrándose desde entonces algunos de sus miembros en la de Grajito. Esta última, que ya venía dirigiendo Rafael Caro Quijada (Grajito, hermano de Picales) desde hacía años, amplió su plantilla instrumental y consolidó un repertorio que abarcó desde pasodobles, marchas y bailables hasta obras de concierto; además, adoptó la uniformidad clásica de banda y, ya en la República, incrementó considerablemente sus actuaciones anuales con el Ayuntamiento. Poco después, durante la Guerra Civil, tras unos meses en los cuales estuvo al frente de la banda José Quijada (Quijadita, el del Tejar), ocupó la dirección musical de la misma Juan Gallardo Robles (Uso), quien formó a nuevos educandos y posibilitó así que el grupo continuase amenizando eventos durante algo más de tres décadas. Ya en torno a los años 70 del pasado siglo, se hizo cargo de la dirección Diego Martín Verdugo (Carlos Chapa), músico versátil —saxofonista y clarinetista— que propició que en el seno de la banda se instituyera la orquesta de baile Los Rebeldes. A este le continuó Francisco Martín Gracia (Frasquito Rosa), músico de larga trayectoria, discípulo de Rafael Caro Quijada, y una de las principales fuentes testimoniales a la hora de reconstruir nuestro pasado musical. A Francisco Martín Gracia le sucedió en el cargo su hijo Francisco Martín Piña; sería durante la dirección de este último cuando tuviese lugar la incorporación de la primera mujer al colectivo (Paula Vega Sánchez, Semana Santa de 1989). Francisco Martín Piña fue director musical de la formación desde mediados de los ochenta hasta finales de los noventa del siglo precedente, y sus enseñanzas perviven hoy en no pocos músicos de nuestra localidad. A Martín Piña le siguió José Luis Sánchez Vega; bajo la dirección de este se creó la Asociación Juvenil y Cultural de Música Bienmesuena y se amplió el número de componentes. Este proyecto, en el cual la referida asociación asumió la gestión de la banda local de música, se consolidó con Manuel Galván Jiménez, quien estuvo al frente de la misma desde 2002 hasta 2006. Ese mismo año volvió José Luis Sánchez a ocupar la dirección musical de la formación hasta 2010, año en que lo sustituyó el compositor y clarinetista Jesús Joaquín Espinosa de los Monteros Pérez, actual director de nuestra banda.

En su largo recorrido, la Banda de Música de El Saucejo ha actuado en un considerable número de pueblos de distintas provincias y en las ciudades de Sevilla, Cádiz, Granada, Almería y Ceuta. En la actualidad, integran el conjunto 80 componentes a los que en un futuro se le sumarán nuevos educandos de la escuela de música que gestiona la actual Asociación Cultural de Música y apoya el Ayuntamiento de El Saucejo, por lo que se augura un gran futuro a esta institución popular, decana de la cultura musical en nuestro pueblo por su incesante arte y oficio desde hace más de un siglo.

José Luis Sánchez Vega

Publicado en El Saucejo, nº 10, Diciembre 2018-Enero 2019. Correción: 29/07/2020